LIDERAZGO EN EL SIGLO XXI

24/03/2013 adminfocus coaching liderazgo

Muy pocos términos están actualmente tan en boca de todo el mundo, especialmente en el ámbito de la empresa, como la palabra Liderazgo.

Sin embargo, haga la prueba. Pida a 10 personas que escriban tres palabras que les vengan a la mente al oír la palabra Liderazgo. Yo lo he realizado en numerosas ocasiones en seminarios con Directivos, y no lo duden. El abanico de conceptos es amplísimo y muchos de ellos incluso presentan un alto grado de contradicción, los unos con los otros.

Efectivamente, a pesar del altísimo grado de utilización de la palabra y del concepto de Liderazgo, existe una enorme variedad de interpretaciones detrás del mismo.

La intención no es la de aportar una definición de Liderazgo que sea tomada como la buena, sino la de establecer los aspectos fundamentales que puedan ser de utilidad, de modo que se parta de un marco común sobre el Liderazgo que permita por un lado no dar nada por hecho, y por otro evitar ambigüedades y confusiones. Dicho de otra manera, si compartimos en lo esencial lo que entendemos por el concepto de Liderazgo, será mucho más fácil que podamos compartir las reflexiones y conclusiones que a partir del mismo se extraigan.

En este sentido, desde esta aproximación, hay una serie de aspectos fundamentales a la hora de trabajar en una definición del concepto de Liderazgo:

Valor(es), Cambio, Movilizar, Personas, Visión, Inspirar. Servicio y Acción.

1.     Valor(es): Especialmente en el mundo de las Organizaciones, liderazgo tiene que ver con la aportación de valor, es decir con la contribución a la obtención de unos determinados resultados esperados. Sin embargo, aún más importante resulta la acepción del término valor, que suele emplearse en plural y en mayúsculas, es decir, VALORES: no puede haber liderazgo sin Valores igual que no puede haber árbol sin raíces. En mi experiencia, de los múltiples valores que son necesarios para poder hablar de liderazgo, 5 son esenciales:

  • Confianza en las personas (empezando en uno mismo)
  • Coherencia en las actuaciones (se hace lo que se dice)
  • Honestidad (se dice lo que se hace)
  • Humildad (se está al servicio de los demás y no al de uno mismo)
  • Ejemplaridad (Los hechos hablan por uno mismo)

2.     Cambio: El liderazgo tiene que ver con generar cambio y con ayudar a los otros a afrontar el cambio de manera positiva de manera que se potencien las oportunidades que hay dentro del cambio y se gestionen de la mejor manera posible las dificultades que también acarrea. Cambiar es de las cosas más difíciles para el ser humano, sin embargo las personas cambian de manera de actuar cuando se dan las circunstancias adecuadas. El líder debe generar dichas circunstancias en el entorno.

3.     Movilizar: El líder atrae, arrastra, hace que las personas avancen hacia algún sitio, con independencia de si tiene algún tipo de cargo que le asigna una autoridad formal para hacerlo. La gran materia prima para llevar a cabo esta movilización de personas es la capacidad comunicativa.

4.     Personas. Se lidera a las Personas. Parece una obviedad, y al mismo tiempo es enorme el número de directivos con altos niveles de responsabilidad que han llegado a conseguirlo después de haber demostrado unos altos dominios en gestión técnica, operacional, comercial o de otra índole, y una alta incapacidad de gestión de Personas. El liderazgo de una Organización o de un grupo de Personas requiere de una cierta competencia relacional tanto en lo intrapersonal como en lo interpersonal.

5.     Visión. Si todos lo estamos viendo, no hace falta un líder. Si está cerca, o fácil, o se da por hecho, no hace falta liderazgo. Imaginar un lugar, un estado, una posibilidad, un proyecto, un escenario, una situación que hoy no existe y que prácticamente a nadie se le pasa por la cabeza, es probablemente una de las características más diferenciadoras de la Persona con madera de líder.

6.     Inspirar. Precisamente el hecho de que el líder vea más allá que el resto, hace que necesite transmitir esa visión de manera que influya en las Personas del equipo o de la Organización. Pero inspirar va mucho más allá. Inspirar es facilitar que cada Persona aporte lo mejor de sí mismo. Es que cada uno se acerque a la mejor versión de sí mismo. Liderar es ayudar a que cada Persona se transforme maximizando su contribución a un proyecto común desde la realización de todo el potencial con el que cuenta.

7.     Servicio. El líder está al servicio de su equipo, que, lejos de rendir pleitesía, sigue al líder precisamente por percibir que éste está a su servicio, y que la labor que realiza se orienta a hacer crecer y aportar autonomía y libertad al equipo.

8.     Acción: El líder hace que las cosas pasen. Es en la acción en la que se sustancian todas las características anteriores. Si las Personas siguen haciendo las mismas cosas que antes, no ha habido un liderazgo efectivo.

Puede dar la impresión que reunir todos estos atributos esté reservado a muy pocas personas en nuestro planeta, y posiblemente sea cierto en cierta medida. El afán no es sacralizar ni mitificar la figura del líder, sino aportar un marco lo más claro posible para dar consistencia a todo el resto del módulo. Este modelo sirve también para diagnosticar el nivel de liderazgo en las Organizaciones, y lo cierto es que en mi experiencia, configura una base sólida y efectiva para abordar la materia.

Estoy convencido de que hay buenos y buenas líderes que no cumplen al 100 % estos 8 aspectos, pero al mismo tiempo considero que reforzar aquellos en los que tengan margen de mejora, les ayudará a reforzar su liderazgo (de hecho ese es uno de los pasos posteriores al diagnóstico en el modelo de liderazgo que ha sido mencionado).

Si articulamos estos 8 conceptos ( 8 + 1 ya que dentro de valor hay 2 acepciones distintas) en forma de párrafo, podría resultar una definición parecida a la siguiente:

Liderazgo es ponerse al servicio de una Organización o equipo de Personas para conseguir resultados valiosos transformando una realidad existente en base a unos valores, a partir de una Visión que moviliza e inspira los comportamientos y acciones de sus integrantes, de manera que éstos materializan su potencial y optimizan su contribución a dichos resultados.

El objetivo no es aportar una definición mejor que todas las que ya existen sobre este concepto, sino aportar una base lo suficientemente amplia y al mismo tiempo clara, que nos permita “saber de qué hablamos” cuando se habla de Liderazgo. Ahora si quiere, hágase la prueba del algodón. ¿Cómo está Vd de liderazgo según los 8 conceptos del modelo que aquí presentamos? ¿Cómo diría que están los responsables de su Organización o de su área de responsabilidad, o de su equipo de trabajo? La respuestas a estas preguntas puede suponer un buen punto de partida para impulsar su liderazgo.