EL MAREO INTERNO (DE HABLAR, HACER Y EL DIALOGO INTERIOR)

19/06/2015 adminfocus

Tres están sentados alrededor de una mesa, listos para empezar a charlar, debatir y compartir sus puntos de vista. Por un lado tenemos a uno que se pasa la vida hablando; habla, habla y habla sin parar. Delante de él está otro; uno que se dedica a hacer, hacer y simplemente hacer. La tercera persona es el moderador; se llama Criterio

Mientras habla El que habla, El que hace y Criterio escuchan. Dice cosas, emite opiniones y les dice lo que está bien y lo que está mal, como debería ser el mundo, como deberían ser los demás e incluso lo que deberían hacer y dejar de hacer ellos. El que se dedica a hacer se empieza a marear - no esta acostumbrado a estar sentado, escuchando a otra persona que emite tantos juicios, instrucciones y consejos. Mientras, Criterio mantiene la compostura y decide, como moderador y con buen criterio que tiene, borrarse del escenario. Lo único que quiere hacer El que hace es precisamente lo que suele hacer: levantarse de la silla, salir de la sala y, hacer. Hacer cosas con las que disfruta, en las cuales es bueno, y fluye. Así que, simplemente, lo hace.

El que habla se ofende. "Que mal educado!" dice. Así que sale de la sala y sigue a El que hace. Y le sigue dando su opinión: "Pero que haces?! No hagas esto imbécil, vas a hacer el ridículo! Mira, mejor que hagas lo otro en vez de esto… Y no te pases tanto!" El que hace, que estaba empezando a pasárselo bien sin tener a El que habla pegado, vuelve a agobiarse. "¡Déjame en paz!" piensa El que hace, sin embargo, como hablar no es lo suyo, no se lo puede decir. Y el otro sigue, sigue y sigue hasta que El que hace se agobia, explota, y cuando se acerca a El que habla para cerrarle la boca, interviene Criterio para separarlos. Calmado y sereno, Criterio le pide a El que habla que active el modo silencio un momento, que tiene razón en algunas cosas, pero que se está pasando. Se gira hacía El que hace y le aconseja que disfrute haciendo y, para que se le vaya el agobio, le susurra al oído: "deja de hacerle caso al otro y acuérdate de que, como dicen en inglés, actions speak louder than words".

Criterio les junta y les dice: "Amigos, en realidad no somos tres, somos uno. Nos llaman Diálogo Interno. Hemos de convivir, y seguir peleándonos así no es sostenible, así que os voy a poner deberes: tenéis que descubrir quién es Timothy Gallwey y lo que es el Inner Game (el juego interior)".

El que habla dejó de hablar y El que hace dejó de hacer. Ambos se miraron a los ojos en silencio unos segundos…hasta que se dieron un abrazo fuerte y autentico.

Y yo sentí paz. Se me fue el mareo interno y empecé a dominar mi juego interior. 

James Haigh.

Socio y Director de Proyectos en focus inside